buscar

Todo sobre tela

Todo sobre tela

Jorge Libman

Del 08 de Noviembre al 19 de Noviembre de 2011 - Inaugura: 19hs  - Entrada: libre y gratuita

imagenes
 
anterior siguiente
 
 

Quienes lo conocen más, saben que Jorge Libman tiene una suerte de ¨doble vida¨ gráfica. En una de esas ¨vidas¨, sus dibujos humorísticos plasman el chiste, la ironía, la ocurrencia, con esa combinación tan anhelada de soltura y eficacia. En la otra, estas virtudes reaparecen, pero liberadas de todo imperativo comunicacional, abandonadas al libre juego de la línea, la mancha y la trama, con una arbitrariedad y una sorpresa tan extendidas como ajustadas y concentradas son sus viñetas cómicas.

 

Es lícito entonces prologar una muestra de dibujos de JL mencionando ambas vertientes, porque provienen de la misma cantera, aunque se proyecten a escenarios diferentes.

Allí donde el Libman humorista es directo y nítido, el otro Libman es evasivo y aluvional. Sus experimentos de trazo, gesto, textura y pincelada disuelven en una eléctrica quebrazón de cortes abruptos, bruscos virajes e interrupciones la superficie del plano, en un deliberado juego de pistas falsas donde el ojo no sólo no hace pié sino que se ve forzado a planear sobre el todo, como si estuviera frente a la hipotética vista áerea de un territorio corroído por algun raro fenómeno telúrico.

 

Libman también apela al pegado de fragmentos de sus propios dibujos sobre esa rotura generalizada, para generar en uno u otro sector todavía más rispidez, en la brusca conclusión o cambio de rumbo de un fragmento ante la tajante contigüidad del intruso.

Todo lo cual no sería tan elocuente de no mediar su pericia para el dibujo de signos sin anclaje referencial alguno, en una denodada búsqueda hiperquinética que acumula segmentos y contrapuntos bajo el influjo de una suerte de lirismo convulsivo, de caligrafías colapsadas al borde del garabato o del borroneo.

 

También, ahí están esos ensayos de composición ¨seca¨, diríase espontánea, con muy pocos elementos, como constatación de que Libman tiene tanto apego a la marejada de segmentos congelados como a la huesuda rigurosidad de rasgos apenas trazados sobre la hoja, de brochazos que parecen haber caído a tierra milagrosamente justo cuando estaban a punto de pasar de largo.

De esa provisoriedad, de ese temblor superficial que convive bizarramente con la saturación obsesiva de una arquitectura meticulosamente programática, extrae JL el hueso y la pulpa de un dibujo que es más una manera exasperada que un resultado conciliador.

 

Eduardo Stupía, julio 2011

ARTISTAS PARTICIPANTES

 
ars omnibus auspician Buenos Aires Gobierno de la ciudad Ley de mecenazgo Itau Cultural Satelital Artebus