buscar

Junín 1930 [mapa]
Lun a Vie 14 a 21 hs. Sáb Dom y fer 10 a 21 hs.

www.centroculturalrecoleta.org

Al Imperio de las Musas. Antología personal

Al Imperio de las Musas. Antología personal

Alfredo Prior

Del 06 de Agosto al 30 de Agosto de 2015 - Inaugura: 19hs  - Entrada: libre y gratuita

Descargar

DESCARGAR CATALOGO

 
anterior siguiente
 
anterior siguiente
 
 

Esta exposición reúne alrededor de 30 obras que proponen un recorrido por la producción del artista desde mediados de los años 70 hasta la actualidad, atravesando diferentes series y épocas. 
 
La muestra da cuenta de la versatilidad de un artista fundamental desde los años 80, que ha transitado diversos medios y disciplinas, en la búsqueda por ampliar los límites de la pintura a través de su aproximación al objeto, la instalación, la performance, el video, la música y la literatura. Desde la geometría de la serie en papel A la manera de Aru Dutt hasta sus osos sobre cartón corrugado, pasando por sus intervenciones sobre objetos y discos de vinilo; la amalgama de materiales es infinita, con todas las combinaciones posibles de técnicas mixtas.
 
Se abre entonces en esta ocasión, una puerta a su amplio imaginario y al bestiario de los diversos personajes que pueblan sus pinturas: osos, conejos, napoleones, chinos, personajes de la mitología y de la historia, donde se cruzan lo narrativo, lo infantil y lo alegórico. En sus grandes telas Prior despliega toda la potencia del gesto y la experimentación cromática, que ubica a su pintura en el punto justo entre figuración y abstracción, o como se ha definido a sí mismo en alguna ocasión: “el más abstracto de los pintores figurativos y el más figurativo de los pintores abstractos”.
 
San Alfredo y el Reino de la Pintura
A propósito de Al Imperio de las Musas. Antología Personal
 
Por Rafael Cippolini
 
 
 
 
 
Muchas veces he permanecido más de 7 horas
de rodillas, penosamente,  sin dar una sola pincelada.
Alfredo Prior
 
La pintura es la amante de la belleza
y la reina de las artes.
Nicolas Poussin
 
                                                        Mi estupor fue inmenso cuando comprendí que mi                                                                         vida... no era sino una hoja de papel blanco que, a fuerza
de pliegues,  había podido transformarse en un objeto nuevo
que yo era quizás el único en ver en tres dimensiones,
con la apariencia de una montaña,
de un precipicio, de un crimen.
Jean Genet
 
La Musa es una noble doncella a la que no le gusta
ser cortejada de un modo brutal o grosero. Y tampoco
tiene vocación de esclavo; en cualquier otro caso, miente. 
W. H. Auden
 
 
 
 
 
 
 
 
Imperium Speculo.En la fábula, luego de concluir un retrato, Picasso dice “ahora, a parecerse”. Pero deviene el lapsus y quien escucha entiende ahora, aparecerse”. Del parecido a la aparición, similar a la distancia del cuadro como ventana del pintor renacentista a la pintura como espejo del artista romántico. “No hablas de pinturas, te ves en ellasdijo Auguste Renoir. Pero hay quien dice que no es más que otro juego del daimón de las homofonías y las traducciones: puede que el autor de Almuerzo de remeros no haya dicho te ves en ellassino más bien “te vas en ellas”. Una pintura, como una sinfonía, es un tiempo doble: el tiempo en que se pinta, el tiempo en que alguien la ve. Una antología personal es eso, distintas capturas de una autobiografía, retratos del ánimo, la Historia sólo bajo las leyes del capricho. Las musas son personajes conceptuales: como las sirenas, acechan y devoran, mastican y degluten. Prior parece saberlo, y las transforma, cual Ovidio, en animales. Pura fauna, puro imperio.
Con Juan Gris: la pintura se ha de hacer tal como uno es”.
 
 
Tableau (bon) vivant. Pero ¿cómo es uno cuando uno se sueña? Cada pintor se mide con sus colores, que son la materia desnuda de su biografía. Isobaras, isotermas, esas temperaturas del ánimo y del pensamiento. “El arte de la pintura consiste en aclarar y oscurecer los tonos, sin decorarlos”, sentenció Pierre Bonnard. Prior desconoce la síntesis y explora la medida mutable. Una enciclopedia de climas y de citas (cada clima una cita, y viceversa). Cada cita una historia, más tiempo condensado en bastidores. O bien Stalingrado, nunca duerme, o bien Leviatán II. Así como La entrada de Castro en la Habana (ahí donde confluyen James Ensor y Severo Sarduy) y Mi noche de Walpurgis. Recordemos la fórmula de Prior: “Yo soy el mago y usted es el conejo”. La pintura es teatrillo, es truco, es prestidigitación, es el intersticio entre la literatura, la mitología y el compendio universal de las imágenes.El regreso de los Argonautas, Dionisio en Naxos, Tentación de San Antonio (Flaubert inspirándose en una puesta de títeres). Como dijo Rembrandt: “sin una atmósfera, la pintura no es nada”. Sin una pintura ¿qué es la atmósfera?  
 
 
Ascetismo de chino. Zhuangzi necesitó una casa con doce servidores y cinco años de gracia para dibujarle un cangrejo al rey. Toda autobiografía pictórica se edifica en estas distancias de aglomeración y distenciones. Como en el I Ching, sólo se trata de concordancia. Jacobo Fijman, o sea Samuel Tesler, el filósofo villacrespense en la ficción, dijo: “Entre mi pintura y mi poesía hay una misma mano. Las mismas concepciones. De niño me dijeron que sería un gran pintor. Y entonces quemé todo. Ahora lo hago para perfeccionar mis sentidos, externos e interiores”. También las pinturas de Prior se continúan en sus textos, y otra vez al revés. Sus títulos las reorientan, y otra vez más al revés (360º de sentido). Los títulos de cada una de sus pinturas no son más que educación sentimental. Reparafraseando a Mallarme: todo el mundo existe para concluir en el título de una buena pintura.
La dominante en Prior, su musa, es una deidad cenestésica y solipsista. Un solipsismo muy poblado, con tantos amigos. Sirva de ejemplo Avello en Pekín.
 
 
Zoológico de sueños. Si cada exhibición individual es una antología, una antología personal es una antología de antologías. Como Moris, como Jean Pastoreau, como Timothy Treadwell –el ecologista de Grizzly Man, de Herzog- Prior ama a los osos, que reinan cada una de estas antologías al cuadrado. Ama estos osos mentales, osos de pura forma, como aquellos niños que nacieron peinados. El oso es rey, y habita todos los siglos, encarna cada singularidad, cualquier épica, una multitud de tragedias y también de comedias, si es que existe alguna diferencia. Como en círculos dantescos, el resto de las especies, incluso en protagónicos. Mención especial para el conejo de En cada sueño habita una pena. Como los arcanos del Tarot, cada animal agrupa y cincela uno y otro y otro relato más de la citada Historia Universal. La historia de la civilización explicada a niños, adultos y series de otras galaxias.
 
 
Las sombras de Josefina y María Luisa. Según su biógrafo Jean Savant, Napoleón I supo cosechar nada menos que 51 amantes. Si sumamos a su dos esposas, Josefina de Beauharnais y María Luisa de Austria ¿quién podría competir con el corso a la hora de jactarse de sus musas? Sin embargo, en la muestra que nos ocupa, su musa más intensa quizá no sea la más voluptuosa, ni las más ardiente, ni la más bella. El trono aquí es para La Quema, que Bonaparte observa mientras lo observamos de espaldas, en una panorámica que tanto tiene de pesadilla, de recuerdo, de melancolía. “Un genio con alas que no va a despegar, con una llave que no usará para abrir, con laureles en la frente pero sin sonrisa de victoria”: con estas palabras, Klibansky, Panofsky y Saxl describen el grabado Melancolía I, de Durero, pero ¿no se ajustan a la perfección, ampliando su dimensión poética, a la pintura que revisitamos?
Un Napoleón que es todos los Napoleones y todas sus amantes: ¿La Quema acaso no será su Aleph, su tardía antología personal?
 
 
La Opera y sus primas. El Etna, el Vesubio, el Lanín, cada volcán tiene su iconografía, sus contempladores, sus pinacotecas. Jules Supervielle tuvo el suyo (El hijo de la Pampa) y Prior no fue menos: en las Operas Chinas Completas, que firmamos hace más que quince años junto a Sergio Pángaro, Isidro Lavalle Cubas, protagonista del drama y estanciero finisecular, soñaba con un volcán bonsai al costado de la pagoda que le servía de estancia, en pleno campo argentino. Antes y después, Prior pintó volcanes, imitó a Lavalle Cubas y los convirtió en su espectáculo privado, su cenit estético, su blasón. ¿Qué es una constelación, se preguntó Roger Caillois? Un sistema metafórico: diversidades, obsesiones representadas por estrellas. En el sistema de Prior, viceversa sobre viceversa, las estrellas son sus obsesiones: formas. Vuelve a ellas sin conformar series cerradas, sino que vuelve a utilizarlas como covers de su repertorio.
Como en el jazz, un volcán es un pattern. Grumos y pigmentos en sucesión melódica.
 
 
Un épilogue plus.¿Qué es un epílogo, en una antología como esta? La novedad del último capricho, en su exactitud y convicción. La posibilidad de reclamar, impunemente, el interés de reemplazar esta antología por otras futuras. Hagámosle decir a Prior: “el futuro, mi futuro o cualquiera, tambien es una antología, personal o no”.
Dicho esto, damos por concluido el texto de este prólogo en forma de catálogo.
 
Arrivederci, amici spettatori!
 

ARTISTAS PARTICIPANTES

 
ars omnibus auspician Buenos Aires Gobierno de la ciudad Ley de mecenazgo Itau Cultural Satelital Artebus